Medellín: la capital colombiana del rap

alcolirykoz

Puede ser que Bogotá sea la capital de Colombia, pero Medellín, la segunda ciudad más grande del país, es definitivamente la capital de la autogestión musical colombiana. Alejados de las grandes disqueras del país y gracias la facilidad que da la tecnología para grabar y producir canciones, así como para compartir la música y conectar con personas en cualquier lugar del mundo, muchos jóvenes de barrios marginales de Medellín han podido posicionarse en el escaparate global, sin tener que invertir mucho dinero.

Aunque Medellín sea ahora conocida como una de las Mecas del reguetón, hay otro género “urbano” que domina los estudios caseros de la capital antioqueña: el hip-hop. Con beats que van de lo pegajoso a lo ambiental, y rimas que hablan de problemas sociales, el barrio, la vida y mucho más, los últimos años han traído una oleada de gran rap paisa.

Por ejemplo, los muchachos de Alkolyrikoz, un trío del barrio Aranjuez, llevan 11 años haciendo rap y apadrinando a nuevos raperos de la ciudad. Aunque en 2016 no estrenaron disco, sí estrenaron un nuevo sencillo, “Equipo de carretera”, que en sus beats y samples demuestra el amor del grupo por el jazz, el soul y el funk (además de su referencia al clásico de Nas “The World is Yours”), y en sus rimas nos recuerda su impecable sentido del humor, su versatilidad y su habilidad para rapear con tanta fuerza como cualquiera.

Por otra parte, en Envigado, uno de los suburbios de Medellín, Anyone Cualkiera, Sison Beats y Kairo One forman No Rules Clan, un crew (parte del colectivo Moebiuz) dedicado a rapear, grafitear y promover la cultura urbana en general en Medellín.

En su más reciente EP, Rap Nativo, de 2016, se dedican a rapear sobre uno de los temas favoritos del rap, el rap mismo: hablan de las rimas, los beats, los rayones en los muros y en los discos y las siglas que los representan en varias paredes de Medellín, N·R·S. 

Otro integrante de Moebiuz y nativo de Envigado, Zof Ziro (quien presuntamente asumió este alias en honor a Sub-Zero de Mortal Kombat), lanzó un disco que estuvo en varias listas de la mejor música colombiana de 2016: La bomba de Ziroshima. Los beats del disco están armados a partir de samples de jazz y música acústica, lo que le da un aire ambiental e introspectivo. Esta es una atmósfera que se refleja en las letras desde la primera línea de la primera canción, “Fatality”: “me gustan días blancos, noches largas, sonidos simples pa’ verdades amargas” y que continúa a lo largo de las complejas rimas que le siguen.

Allí no para la cosa. Henry Arteaga, mejor conocido como JKE, otro residente del barrio Aranjuez, lidera a los Crew Peligrosos. JKE llegó al rap desde el b-boying y quizás por esto decidió abrir una “universidad del rap” en su barrio, 4eskuela (llamada así por la Comuna 4 de Aranjuez y por los cuatro elementos del hip-hop que enseñan: el baile, el graffiti, el rapeo y el DJing), que les enseña los varios componentes del arte urbano a niños de la zona. El compromiso de Crew Peligrosos con los temas sociales no sólo se ve en sus esfuerzos en el barrio, también se escucha en sus discos. En el más reciente, Madafunkies, los beats agresivos se mezclan con letras sobre lo duro de vivir en el barrio, los problemas sociales a los que se enfrentan y uno que otro consejo sobre cómo mejorar la vida de la comunidad.

Pero quizás uno de los raperos paisas más discutidos, criticados y elogiados de los últimos años es Crudo Means Raw. Fernando Bustamante, un nativo de Nueva York que se crió en Medellín, había sido conocido principalmente como beatmaker (el productor de las pistas sobre las que rapean otros artistas) hasta su disco Todos tienen que comer de 2016. Aunque Crudo había contribuido con la gente de Moebiuz en varias ocasiones, este disco toma una dirección muy diferente: bajos profundos, casi de soul o R&B, canto, letras sencillas y sensuales y una producción casi barroca, llena de detalles y texturas. El disco, por su desviación de la mayoría de lo que había venido haciendo, ha dividido la opinión de los seguidores del rap en Colombia. Pero quizás esto quiere decir que ya hay una escena grande y en crecimiento para esta música.

Tags:

  • Show Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like

Heating Up the Latin Grammy’s

After an arduous year full of work and great music, we are finally back ...

The Latin American Dream Pop of SXSW

The annual South by Southwest conference hosted in Austin, Texas, has been growing in ...

The Live Music Capital of the World

Austin, Texas, nicknamed the Live Music Capital of the World, is home to hundreds ...