10 discos latinoamericanos que cumplen 10 años en 2017

Comienza un año más y con él vienen nuevos propósitos, nueva música y nuevos momentos espontáneos de pensar “¡Uy! ¿Ya ha pasado tanto tiempo desde eso?”. Pues sí, los “00s” se acabaron hace casi diez años, el primer libro de Harry Potter fue publicado hace 20 años y Los Simpsons debutaron en televisión hace 30.

¿Ya se sienten lo suficientemente viejos? ¿No? Pues aquí les traemos algunos discos latinoamericanos clásicos que cumplirán su primera década en 2017 para que se vayan preguntando qué estuvieron haciendo ustedes en estos últimos diez años.

Juan Luis Guerra – La llave de mi corazón

Para describir a Juan Luis Guerra brevemente, muchos se refieren a él como un merenguero, o si acaso un bachatero. Pero con este, su décimo disco, el dominicano demostró que puede jugar de local en prácticamente cualquier género tropical. La llave de tu corazón trae merengue y trae bachata, por supuesto, pero también trae mambo, salsa y balada y ninguna canción parece fuera de lugar. Incluso, el primer sencillo, “La llave de mi corazón” (y su versión en inglés “Medicine for my Soul”), trae un poco de rap (rap tropical, eso sí). Con este disco Guerra se afianzó firmemente como un ícono latinoamericano y además se posicionó como una máquina internacional de hacer éxitos: el disco ganó seis Grammys Latinos en 2007, lideró la lista Billboard de discos latinos y llegó hasta el puesto 77 del Billboard Top 200 de Estados Unidos.

 

Andrés Calamaro – La lengua popular

En septiembre de 2007, Calamaro, el rockero argentino de los últimos tiempos más amado y odiado por igual, lanzó su undécimo disco, La lengua popular. El disco, producido por Gerardo “Cachorro” López (compañero de Calamaro en Los Abuelos de la Nada) e ilustrado por la superestrella del cómic argentino Liniers fue un regreso a los ritmos rockeros y poperos más sencillos, románticos y pegajosos que habían llevado al “Salmón” a la fama en primer lugar. Un regreso de Calamaro a sus raíces tras varias experimentaciones en otros géneros que le valió una renovada fama y nuevas giras completamente colmadas de público.

 

Calle 13 – Residente o Visitante

Dos años después del gigantesco éxito de su disco debut, Calle 13 (el de “Atrévete-te-te”, entre otras), el transgresor dúo de hermanos puertorriqueño Residente (René Pérez) y Visitante (Eduardo José Cabra) llegó con un nuevo statement: En su primer disco habían probado que el reguetón podía salirse de las barreras temáticas y estilísticas que parecían confinar al género; en este, su segundo, probaron que el reguetón puede ser inteligente y político, además de divertido y comercial. Residente o Visitante marcó el inicio de la búsqueda del grupo por letras más comprometidas (sin abandonar las carnales), así como su inclusión de tango, cumbia y lounge comenzó una experimentación musical más abierta a fusionarse con otros ritmos.

 

Gepe – Hungría

Con su segundo disco, Daniel Riveros (mejor conocido como “Gepe”) se convirtió en un fenómeno chileno del folk-pop. Aunque ahora Gepe es una figura omnipresente del circuito indie latinoamericano, famoso por su mezcla pop de folclor andino con ritmos electrónicos, fue en Hungría que su peculiar sonido comenzó a forjarse. Las canciones de este disco, aunque mucho más sobrias y acústicas, ya presagian el sonido más producido y robusto que vendría en la carrera del chileno.

 

Natalia Lafourcade – Las 4 estaciones del amor

Tras dos discos con su banda La Forquetina, en 2006 esta referente del indie pop mexicano decidió trazar su propio camino y mudarse a Canadá. Allí creó este EP de 28 minutos, lanzado en noviembre de 2007, que ella misma describió como “pop sinfónico”. El álbum es un claro corte con el electro pop adolescente que Lafourcade había hecho hasta este momento. Cuatro movimientos sinfónicos (y casi completamente instrumentales) representan las cuatro estaciones del año, que a su vez representan cuatro momentos de las relaciones amorosas: el fulgor del verano, el decaimiento del otoño, la nostalgia del invierno y el renacer de las esperanzas de la primavera. Aunque esta no es una de las grabaciones más mencionadas de Lafourcade, cuando sus discos siguientes volvieron al pop, lo hicieron con una tendencia a la experimentación y a la introspección, claramente influenciada por este EP.

 

Velandia y La Tigra – Once rasqas

El disco debut del colombiano Edson Velandia con la banda que apoyaría su proyecto solista marcó la invención y el bautizo del género que definiría su carrera musical: la rasqa. Esta palabra (que viene de “rasca buche”, una manera de llamar a los payasos vagos de circo) describe una mezcla de rock con la tradición folclórica, tanto musical como oral, de Santander (el departamento del que es oriundo Velandia). Y en efecto las 11 canciones de Once rasqas evocan el humor de los copleros de los Andes colombianos, la nostalgia de las baladas para cantar en noches de borrachera y la decadencia de la estrella de rock que no quiere tomarse en serio (pero sí se toma en serio).

 

Austin TV – Fontana Bella

Los mexicanos post-rockeros de Austin TV nunca han fueron tímidos al concentrarse en la forma tanto como en el contenido. En sus conciertos usaban disfraces (siempre con máscaras) que se relacionaran con el tema de su última producción y el empaque físico de sus discos solía ser una obra de arte por mérito propio. En Fontana Bella, la música es el soundtrack del diario de Mario Lupo, un libro ilustrado que venía con el disco y que cuenta la historia de un anciano curioso que habita un bosque. En conciertos, los integrantes de la banda se disfrazaban de “fantasmas del bosque”, con overoles vinotinto sobre camisas blancas y máscaras vinotinto y amarillas, que les hacen travesuras a los humanos mientras cuidan de los árboles. Por su parte la música, que es completamente instrumental, a excepción de algunos samples de diálogos, evoca sueños y pesadillas, es alternativamente introspectiva y angustiante y complementa la historia del diario de Mario Lupo. Es un disco conceptual fantástico que llevó a la banda (que se separó indefinidamente en 2013) a tocar en Coachella en 2018.

 

 

La-33 – Gózalo

En Colombia la salsa había sido históricamente un género costero: Cali, cerca del Pacífico, había sido bautizada como “la capital de la salsa” y la mayoría de salseros colombianos que no venían de allí venían de la costa Caribe. Pero en 2007, Bogotá, la capital en medio del país, vivió un auge salsero y La-33 fue uno de los principales exponentes de este movimiento. Con una clásica alineación de salsa neoyorquina (dos trombones, una trompeta, un saxofón, un piano, un bajo, tres vocalistas y montones de percusión) y la influencia jazz de sus integrantes que se nota en los varios cambios de tiempo, el segundo disco de los bogotanos puso a sus paisanos rolos a bailar con el ritmo de la salsa clásica, pero con un toque moderno.

 

Los Rabanes – Kamikaze

Con su sexto disco, el trío icónico del ska-punk panameño logró historia: el álbum ganó el Grammy Latino a mejor álbum de rock vocal dúo o grupo y fue nominado al Grammy para el premio al mejor álbum latino. Con un sonido agresivo y letras que esconden mensajes políticos entre odas a la fiesta y la parranda, además de sus premios, el disco se metió entre los clásicos del rock panameño.

 

Leo Quinteros – Los accidentes del futuro

Uno de los discos de los que más se habló en Chile en 2007 fue el cuarto de este cantautor, que fue publicado en el sello independiente Andes Empire. La ecléctica producción cuenta con momentos de Dylan eléctrico, momentos líricos, momentos de country y momentos en que la música podría ser descrita como “de la calle”. La flexibilidad y la maleabilidad de Quinteros en esta grabación la convirtieron en otro clásico chileno.

 

 

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like

Palenque Records AfroColombia Remix

The musical magic of Afro-Colombia has once again graced our ears. This installment comes ...

Feliz Cumpleaños Kurt Cobain.

Este mes se celebraría el cumpleaños número 50 del queridísimo Kurt Cobain. Aquel ejemplar ...

How to operate any DAW: professional advice from mozahzah

Thanks to the technological advancements in the past two decades, all the fancy recording ...

Baile Bucanero, Ondatrópica

Ondatrópica no es música fusión – Una entrevista con Mario Galeano

Ondatrópica, el súpergrupo de la música folclórica colombiana liderado por Mario Galeano de Frente ...