Este mes de abril comenzó con una noticia gigantesca: Rita Indiana, ícono del merengue futurista y escritora dominicana leída y premiada en todo el mundo, volvió a los estudios de grabación.

Lanzó un nuevo sencillo, “El castigador”:

Fue un hecho sorpresivo, pues Indiana había dicho hace unos años que había abandonado la música en 2011 porque no soportaba la fama que le traía y porque quería concentrarse en escribir.

De hecho, a pesar de su inmensa influencia en la música y la literatura caribeñas, su producción musical fue bastante breve. Con su grupo, Rita Indiana & Los Misterios, lanzó El juidero en 2010, un disco que reinventó por completo el merengue, quizás el más dominicano de todos los ritmos.

Allí, la percusión frenética seguía siendo la base de la música, pero esta vez no soportaba a cuernos fiesteros y letras románticas, sino a sintetizadores y loops distorsionados e historias llenas de política y crítica social.

Además, con ese disco llegó el video de “La hora de volvé”, probablemente uno de los videos musicales más interesantes realizados en América Latina.

Pero desde entonces, Indiana se había dedicado a escribir cuentos y novelas que, como su música, han sido elogiadas por audacia y su franqueza. Tanto cuando canta como cuando escribe, Rita no se guarda nada.

Quizás por eso es que se ha ganado tantos detractores en su país. Rita Indiana en sus canciones y sus novelas habla sobre homosexualidad, fluidez de género, corrupción política y el racismo tan particular dominicano, entre tantos otros temas que no son tan fáciles de digerir para un país tan conservador como la República Dominicana.

Y tal vez por eso fue que le dijo al periódico colombiano El Espectador, antes de lanzar su nueva canción, que su razón para volver a la música era enfrentarse a la corrupción latinoamericana y que “no podía quedarme callada, tenía que decir algo por un canal más inmediato que la literatura”.

En efecto, “El castigador” es una canción llena de rabia, un reclamo contra la injusticia. Esta vez la música trae de una tradición afroantillana mucho más amplia, con tambores que parecen de son y un video en el que parece recrearse una sesión de santería (un tema recurrente de su más reciente novela, La mucama de omicunlé).

Todo parece indicar que este regreso a la música no implica un álbum nuevo, sólo este mensaje concreto contra los políticos de América Latina. Pero para los que extrañan la música de Rita Indiana, por lo menos queda esta presentación suya en el festival Isle of Light en Santo Domingo a principios de este mes:

 

 

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like