Balún y la exploración de su “Prisma Tropical”

Balún es un grupo puertorriqueño basado en Brooklyn, Nueva York, que ha pasado por varias facetas de la música electrónica, incluidos el tecno-pop, el 8-bit y el dream-pop. Hace unos meses reseñamos su sonido, antes de su partida hacia el festival SXSW en Austin, Texas. Pero ahora, tuvimos la oportunidad de hablar de cerca.

Nos encontramos con la cantante Angélica Negrón, el guitarrista Raúl Reymundi yJosé Olivares, el encargado de los sintetizadores y los drum machines (la bajista, Noraliz Ruiz, tuvo que quedarse en San Juan, Puerto Rico, debido a los destrozos causados por el huracán María), en su paso por Bogotá, un día antes de su concierto en Armando Records, parte del Festival Hermoso Ruido. Hablamos de su proceso creativo y de su próximo álbum en una breve conversación que pueden leer a continuación.

Stereotheque: ¿Cómo es su acercamiento, tanto artístico, como técnico a grabar su música?

Angélica: Nosotros siempre hemos sido una banda de grabar en nuestro cuarto. El proceso de componer va a la mano del proceso de grabar. Vamos grabando los demos que después terminaban siendo la versión del disco.

Para este último disco que va a salir el año que viene ha sido bastante diferente, porque estamos en un estudio formal y estamos trabajando con un productor y, aparte de los cuatro de la base de Balún, también hemos colaborado con otra gente que hemos traído al estudio para explorar qué pasa si traemos un baterista, qué pasa si traemos un cuarteto de cuerdas, qué pasa si traemos una sección de vientos metales.

Entonces ha sido un proceso de colaboración y de exploración de otras técnicas que nosotros no usábamos y con las que no estábamos familiarizados. Esto en gran parte ha sido porque estamos colaborando con un productor que es Lawson White.

José: El brinco de trabajar en la casa a trabajar en un estudio profesional no es sólo uno que trae mejor calidad de sonido, también nos ha implicado trabajar con otra persona que tiene su metodología cuando trabaja con otros músicos.

Él tiene maneras de experimentar con el material que ya nosotros creamos. Por ejemplo, nosotros íbamos y teníamos que deconstruir nuestras canciones para que él pudiera capturar esa desconstrucción. Después nos pedía más deconstrucciones y más material. Él nos decía: “vamos a hacerlo de esta manera, vamos a hacerlo de otra manera, vamos a usar este micrófono, vamos a ponerlo acá”.

O sea que el disco de Balún no fue una línea directa de lo que uno toca en el instrumento a lo que se capturó, sino que pasó por muchos procesos y muchas opciones que abrieron y mejoraron las composiciones. Ha sido súper interesante ese proceso porque, como dijo Angélica, el proceso composicional de Balún era que trabajábamos en la casa, capturábamos lo que se iba a capturar y después digitalmente empezábamos a procesar y a manipular eso. Pero, con este disco ha sido más el performance de la persona que ha creado todas esas variaciones.

Angélica: Antes trabajábamos enfocándonos en una canción, pero ahora nos enfocamos más en cada integrante de la banda y en qué puede traer cada integrante. Como cada uno tenía más de una semana en el estudio, era como explorar la profundidad de lo que esa persona tiene para ofrecer, en un nivel que nunca lo habíamos hecho anteriormente. Yo siento que he conocido de otra manera a todos mis amigos integrantes de Balún. El disco ha sacado muchas cosas de ellos que yo no sabía, aunque llevo conociéndolos por años.

José: También cambiamos mucho en la cuestión técnica. Nosotros trabajamos mucho con el Ableton Live y usamos emuladores virtuales de sintetizadores. Para el disco ha sido bien interesante ver cómo yo tenía el emulador de algún sintetizador, pero estábamos utilizando máquinas de verdad, sonidos de verdad, pasándolo por preamplificadores, pasándolo por distintos procesadores. La calidad de sonido cambia. Ha sido interesante y me siento contento de que el disco de Balún sea en un 95% no tenga VST, ni sintetizadores virtuales.

Todo fue equipo real. Para alguien a quien le gustan los sintetizadores, eso es algo interesante, para mí era una meta. Yo vi, por ejemplo, que Karin Dreijer Andersson de The Knife, con su proyecto Fever Ray hacía lo mismo: todo emuladores. Pero después en el estudio ella llevó “equipo de verdad” y llevó el drum machine y así fue cómo lo montó y se escucha súper bien. Esa fue mi contribución nerd.

Stereotheque: ¿Y cómo saben, entre esas experimentaciones, cuándo llegan al sonido con el que quieren dar?

Raúl: Yo siento que tengo bien claro el sonido que quiero y el tono que quiero y pues Lawson,entendía exactamente el pincel con el que yo pinto. Tuvimos realmente la oportunidad de explorar porque yo acostumbro a tocar con un cierto tipo de amplificador y uso cierto tipos de efectos y él me decía “cambia esto, súbele la distorsión, en vez de ponerla en 3, ponla ahí en 11, como estilo Spinal Tap” y yo pensaba “wow, bueno, vamos a hacerlo”.

Angélica: Sí, fue explorar muchos extremos, lo que nosotros no hacemos mucho.

José: Él veía que nosotros tenemos una cantidad de trabajo ya hecho y que estábamos en un área de comfort zone y él lo que trató fue que saliéramos del caparazón, porque él veía que había mucho más potencial de lo que nosotros estábamos presentando. Por eso en el disco hay momentos muy extremos y hay momentos que son más Balún de la old Balún, lo que fue bastante challenging, entrar en esa mentalidad. A veces decíamos una idea chisteando, “ay, si hacemos esto…”, como que relajando y él decía: “¿por qué no? ¿Por qué no lo intentan? ¿Cuál es el problema? Háganlo. ¿Por qué Angélica no puede gritar en esa parte de la canción? ¡Grita! Hazlo”.

Angélica: El acercamiento de él era recolectar todo, incluyendo extremos y luego editamos y vemos qué nos gusta, qué no y quizás se puede usar algo que es extremo, pero escondido, o quizás en el frente. Era un proceso de documentación de la exploración.

Ha sido también un proceso de acostumbrarnos a que ahora tenemos otra persona, porque antes teníamos control total de lo que sonaba y ahora tenemos a alguien que tiene otros oídos y está buscando cuál es el sonido de la canción, a través de muchas conversaciones y muchas conversaciones más conceptuales y abstractas de qué es lo que es esta canción, qué es lo que es el disco.

A veces llegábamos a un momento en que nosotros pensamos que la canción ya estaba, pero para Lawson la canción estaba en un 50%. Tuvimos que aprender a estar abiertos y a ser vulnerables a que la canción pudiera tomar otro giro. Ha sido parte interesante del proceso, porque nunca habíamos hecho eso anteriormente.

José: Y lo bueno de trabajar con este productor es que nosotros escogimos trabajar con él, porque nos gusta el trabajo que él ya había hecho anteriormente, lo que él había capturado con esos grupos. Por ejemplo, él trabajó en un disco bien famoso de un grupo bien famoso que se llama Alarm Will Sound, que fue un disco en el que hicieron rearreglos acústicos de canciones de Aphex Twin. Y nosotros estábamos buscando esa manera de cómo hacer música electrónica en vivo, de incorporar instrumentación real y acústica con lo que nosotros usualmente hacemos. Él ya tenía esa experiencia, él trabajaba con otro grupo de percusión experimental que se llama Sō Percussion, que también experimenta mucho con cosas electrónicas y sonidos encontrados. Él ya había trabajado con un grupo de bandas que exhibían un sonido similar al de Balún.

Stereotheque: ¿Y ustedes lo contactaron por eso?

Angélica: Yo tenía una relación con él de hace varios años porque, como soy compositora, me muevo mucho en el mundo de la música nueva en Nueva York. Él había sido productor de una pieza que yo escribí para un trío. Él también tiene una publicadora que publica partituras de música clásica y yo soy parte de esa publicadora. Siempre habíamos hablado de que sería buenísimo trabajar en algo como Balún o en otros proyectos que yo tenía, así que como ya teníamos esa relación establecida, ahí fue como entrar en otro nivel de la relación.

Stereotheque: ¿Cuál es el estado del disco ahora?

Raúl: Sí, el disco ya está terminado y está mezclado.

Angélica: Están masterizándolo ahora y ya está mezclado. Sale en febrero de 2018

Stereotheque: ¿Y cuál es el nombre?

Todos: Prisma Tropical

Stereotheque: ¿Por qué?

Raúl: Puede ser que tengamos diferentes opiniones sobre “Prisma Tropical”, pero yo creo que tenía ciertas connotaciones de lo que es ser puertorriqueño viviendo en Nueva York, de acercarnos a nuestros ritmos, a nuestras influencias de nuestro hogar. Es como un approach diferente a lo que conocemos ya.

Angélica: Sí y con diferentes colores y diferentes perspectivas. Ponerle un lente diferente a algo con lo que nosotros crecimos. Que es parte de nosotros y que antes en Balún no era una influencia tan grande.

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like

Por: Nancy Siderola

Reacciones de laboratorio – el disco Resiliente de MULA

Cuando me encontré con el bajista y compositor Santiago Botero para preguntarle por su ...

The Chamanas by Persia Campbell

Stereo Latinx: The Chamanas

This post was written by Luis Linan in collaboration with Latinx Spaces as part pf ...

Buenas Noches y el estreno de sus nuevas Teorías

Algún tiempo después del lanzamiento en 2014 de Las Américas, el primer y hasta ...

El peregrinaje sonoro de los Hermanos Menores

Campoamalia by Hermanos Menores Campoamalia, el último disco de la banda colombiana Hermanos Menores ...

La gestión colectiva de Elefante en la Habitación

Hace un par de años tuve la oportunidad de viajar con Animales Blancos, uno ...