Buenas Noches y el estreno de sus nuevas Teorías

Algún tiempo después del lanzamiento en 2014 de Las Américas, el primer y hasta la fecha último álbum de la banda bogotana de pop y folk Planes, Pablo Escallón decidió irse un tiempo largo a México. Tras varios años de trabajo como compositor, productor, guitarrista y cantante en esta banda (y como guitarrista y co-productor del siempre mediático Esteman), el cambio de aire y de vida le representó también un cambio de sonido y de procedimientos a la hora de componer.

A pesar de estar en una capital de muchos millones de personas y de dimensiones inabarcables, el músico decidió empezar un proyecto unipersonal y en completa soledad. “Estaba en una ciudad nueva, en donde no conocía muchos músicos y aparte quería ser independiente creativamente. Entonces decidí que mi nueva música iba a ser de sintetizadores y drum machines, acompañado de algunos pocos elementos orgánicos. Esta decisión, combinada con mi amor por el new wave y el despertar de una curiosidad hacia la música electrónica es lo que dio como resultado la música del nuevo proyecto”, relata Escallón, quien bautizó a este hijo como Buenas Noches.

Paralelamente, sus habilidades en la guitarra le abrieron algunos caminos en la Ciudad de México y, a lo largo del 2016, pasó parte de su tiempo ocupado tocando en la banda del virtuoso y controvertido Juan Cirerol. Por momentos, sin embargo, nos dejó escuchar varios lanzamientos dispersos de su nueva música, como por ejemplo “Cazú (Minas de sal)“: un tranquilo tema pop que es nostálgico y al mismo tiempo humorístico y al que además invitó a la cantante, percusionista y productora Ela Minus. Las canciones siguieron apareciendo y Escallón estrenó esta semana una nueva cosecha, en un EP titulado Las primeras teorías, Parte I.

Pablo Escallón – Buenas Noches

Al preguntarle por las influencias de este nuevo trabajo, Escallón menciona directamente la década de los 80 y algunos de los más ilustres exponentes del pop altamente sintetizado de la época, entre ellos Orchestral Manoeuvres in the Dark, New Order y Billy Idol. Sin embargo, algunos representantes de la electrónica de las últimas dos décadas, como Automelodi y los siempre oníricos Boards of Canada, se colaron en las texturas más experimentales del disco.

Y, a diferencia de la música de Planes, donde la guitarra acústica y la estética del cantautor folk jugaban aún un papel importante, en este disco hay otra manera de abordar la creación de las canciones: “esta vez no compuse nada desde la guitarra o el piano como normalmente había hecho, sino a partir del ritmo directamente en el DAW (Digital Audio Workstation), que en mi caso generalmente es Logic”, explica Escallón.

Para un proyecto que cuenta con un solo músico, como es el caso de Buenas Noches, balancear los mundos de lo orgánico y lo electrónico a la hora de tocar en directo puede ser un reto. Al respecto el músico afirma: “para tocar en vivo estoy utilizando Ableton Live. Lo controlo con un controlador Akai. También utilizo la guitarra eléctrica, un MicroKorg y mi voz. La idea ha sido mezclar las tareas típicas de un live de música electrónica con las de un instrumentista y/o cantante en una banda de rock. No siempre es fácil mezclarlas de manera que se sienta enteramente natural, pero podría decirse que ese es el reto interesante y que a veces se siente que camina bien desde mi perspectiva de intérprete”.

Haber tocado regularmente en escenarios colombianos y mexicanos le ha dejado a Escallón la posibilidad de conocer ambas escenas desde adentro. Cuando le pido comparar la vida musical en ambos lugares, Escallón advierte con modestia no ser un experto en la materia. De todas maneras, dice que “la división de ambas escenas a veces no es tanto mexicana/colombiana en general, sino que se evidencia más en géneros específicos. Sin embargo, veo una diferencia fuerte y creo que viene del hecho de que los dos países viven momentos muy distintos. Colombia está creciendo culturalmente y hay un impulso fuerte hacia construir un lenguaje común propio, mientras que en México se siente otra cosa. De alguna forma no se ve tan claro el camino en México. Hay propuestas musicales lindas sucediendo, pero están un poco dispersas y no hay un lazo que las una para potenciarlas, cosa que si está sucediendo para algunas sub-escenas en Colombia”.

Las primeras teorías, Parte I encuentra a Escallón jugando con diferentes ideas. La canción “El Futuro“, tema instrumental con el que abre el disco, pareciera retratar el futuro sintético con el que la gente soñaba en los años 80. En “2/3“, el músico vuelve a una faceta intimista y autobiográfica como la que conocimos en Planes, pero vistiéndola con pads espaciales y baterías new wave. Esta misma influencia aparece en “Huracán“, donde los sintetizadores y la letra nos recuerdan tanto a New Order como a Los Prisioneros en su etapa más electrónica. Con “Todos los ríos fueron al mar“, donde pareciera haber un eco de los largos poemas de Bruce Springsteen, Escallón nos muestra su mejor faceta como letrista y compositor. Con cada escucha, el EP gana profundidad y nos recuerda que, aún con sus trajes electrónicos, la sinceridad sigue siendo su mayor virtud.

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like

A Rita Indiana le llegó la hora de volvé

Este mes de abril comenzó con una noticia gigantesca: Rita Indiana, ícono del merengue ...

Mitú busca un nuevo sonido en “Cosmus”

El techno de la selva ha vuelto: hace poco, Mitú lanzó su cuarto disco, ...

The Chamanas by Persia Campbell

Stereo Latinx: The Chamanas

This post was written by Luis Linan in collaboration with Latinx Spaces as part pf ...

El futurismo tropical de Combo Chimbita

Si nos ponemos a contar bien, Nueva York es una de las ciudades más ...