Carlos Quebrada, TVL REC y la experimentación sin límites.

Foto de Domingo: Laboratorio creativo

Carlos Quebrada es un músico excepcionalmente inquieto. Cada vez que me lo encuentro en sus viajes entre Bogotá y Buenos Aires trae consigo dos o tres discos nuevos, grabaciones en proceso e ideas de proyectos futuros. Poseedor de una energía irrefrenable, Quebrada toca bajo, compone, produce discos, hace el arte de sus trabajos y toca actualmente en seis proyectos distintos: Sales de Baño, Monótonos Truenos, Compro Oro, Blanco Teta, Nicotina es primavera y Cabeza de Termo (más múltiples colaboraciones espontáneas y difíciles de sintetizar en un párrafo).

En ellos ha desarrollado un sonido marcadamente experimental, tomando también elementos de géneros como el rock, el punk y más recientemente lo tropical. Su música privilegia a una estética vanguardista y en muchos sentidos cercana a la tradición de la música contemporánea y de la improvisación libre, pero saltándose los formalismos de la academia y de las sala de conciertos “eruditas”. Así, sus lanzamientos están constantemente atravesados por una suerte de humor negro y corrosivo que contrasta con la “seriedad” generalmente asociada a estos estilos.

Nacido en Bogotá, Quebrada viajó a Buenos Aires a los 18 años y ya lleva nueve en dicha ciudad. Allí estudió en la Escuela de Música Contemporánea y luego en el Conservatorio Manuel de Falla, en donde por una parte terminó sus estudios en la carrera de Jazz y por otra cimentó una relación casi iconoclasta con este género (siendo ésta una faceta que persiste también a lo largo de sus trabajos).

Su historia discográfica tiene un punto importante de quiebre en el 2014, con el lanzamiento de los discos debut de las agrupaciones Sales de Baño y Nicotina es Primavera. Con estos grupos ha viajado por países como Perú, Chile y Uruguay, organizando también una comunidad de trabajo en la que se destacan los aportes de intérpretes como Violeta García en el cello, Camilo Ángeles en la flauta, Mariano Cepeda en la guitarra y Federico Isasti en la batería (entre varios otros).

TVL REC

Quebrada organiza junto a sus colegas desde hace un par de años una serie de conciertos de música experimental en Buenos Aires que a la postre resultaron siendo el germen de un nuevo sello discográfico, dirigido también por Violeta García de Argentina y Camilo Ángeles de Perú: TVL REC. Sobre su origen, Quebrada dice:

“El sello nace de un ciclo de conciertos que venimos haciendo desde hace dos años en Buenos Aires en los que suelen tocar tres proyectos por fecha. Idealmente, intentábamos que uno de los tres grupos fuera exclusivamente de improvisación libre. A lo largo de este tiempo fueron vinculándose un montón de nuevos grupos con material listo para ser publicado, así que vimos la necesidad de generar un espacio de difusión y un catálogo de música en el que se resaltara el trabajo de las personas vinculadas al ciclo y a nuestras vidas musicales”.

La aparición de este sello ha obligado a Quebrada no sólo a adelantar labores de composición e interpretación, sino también labores técnicas en torno al sonido. “En el último tiempo he estado mucho tiempo mezclando y haciendo trabajos de producción. La necesidad de auto-financiarnos me llevó a aprender a mezclar, así que tres de los 5 discos qué recién se publican en el sello los mezclé yo”, relata. “Creo que claramente eso te cambia la perspectiva del la música. El tipo de mezcla y de grabación constituye también parte de la propuesta estética de cada proyecto, y creo que estar trabajando desde lo técnico también me obliga a plantearme qué tipo de sonido es el que queremos que el sello tenga”.

Clasificar la música de un catálogo de discos tan diverso como el de TVL Rec puede resultar complejo. Sin embargo, la etiqueta experimental y el ejercicio de la improvisación libre se ajusta a las búsquedas que han emprendido. “Creo que el rasgo determinante de la música experimental reside en que se basa en un ejercicio del cual se esperan resultados impredecibles o nuevos en cada caso. Este es también el componente experimental que hay en la música improvisada (…). La música que está en el sello no es exclusivamente experimental ya que varios proyectos incluyen composiciones cerradas o canciones con formas preestablecidas. Sin embargo, están abordadas con algún parámetro de la música experimental, por ejemplo, la improvisación, la preparación de los instrumentos (es decir, la modificación o alteración de su mecanismo y sonoridad original) y, en general, cualquier otro procedimiento que permita una cuota de aleatoriedad”.

Pero, ¿por qué lo aleatorio? “Creo que lo que más me interesa y siento necesario es generar un flujo constante de música nueva. Esto lo permite esa cuota de “azar en la música”, afirma Quebrada.

Latinoamérica experimental

Los constantes viajes a Bogotá y Buenos Aires y su paso por varios países de Latinoamérica le han brindado a quebrada una mirada amplia de las escenas de música experimental en nuestros territorios. Al referirse a las diferencias de estas prácticas musicales entre Bogotá y Buenos Aires, Quebrada relata algunas condiciones históricas que llevaron a una expansión más evidente de la música de vanguardia en el caso de la capital argentina: “En Argentina, en distintos momentos, hubo bastante inversión privada y pública que permitió hacer cosas como el Instituto Di Tella (institución educativa pionera de las artes de vanguardia en Latinoamérica), traer a músicos como Luigi Nono (entre varios otros pesos pesados de la música del siglo XX) y a diseminar toda una tradición de música experimental y contemporánea. Eso quizás hace que haya más público para esta música en Buenos Aires que en Bogotá, pues en un momento hubo mucha inversión encaminada a ello”.

Con respecto a Latinoamérica, afirma: “En la música experimental en Latinoamérica he visto una red muy interesante hecha por compositoras e intérpretes mujeres que han generado varios festivales”, afirma en referencia a iniciativas colaborativas y disidentes como el Festival Sonora o los ciclos de música electroacústica femenina adelantados por la compositora colombiana Ana María Romano. “En la historia de esta música en general me ha parecido muy interesante el rol de la mujer (…) Me parece muy interesante cómo se reúnen, cómo hablan y cómo hacen una militancia desde la música experimental (que no veo en el mundo del jazz, por ejemplo)”.

La velocidad a la que crece el catálogo de TVL REC nos habla también de otra militancia. El compromiso de estos músicos con la creación constante, con la experimentación desacartonada y con construir una escena bajo las herramientas que tienen a la mano probablemente nos traiga múltiples sorpresas sonoras en el corto plazo, de las cuáles ya estamos expectantes.

 

Foto de portada: Domingo: Laboratorio creativo

Tags:

  • Show Comments (0)

Your email address will not be published. Required fields are marked *

comment *

  • name *

  • email *

  • website *

Ads

You May Also Like

El futurismo tropical de Combo Chimbita

Si nos ponemos a contar bien, Nueva York es una de las ciudades más ...

Stereo Latinx Presents: Making Movies, Playing Human Music

During yet another time in history when borders, colors and religions are being used ...

Mitú busca un nuevo sonido en “Cosmus”

El techno de la selva ha vuelto: hace poco, Mitú lanzó su cuarto disco, ...

A Rita Indiana le llegó la hora de volvé

Este mes de abril comenzó con una noticia gigantesca: Rita Indiana, ícono del merengue ...

Blues, un tesoro musical.

Si tan solo tuviera una máquina del tiempo para viajar hacia la década de ...